www.elmundodelgato.com

El maullido: Un lenguaje para nosotros

Texto: Lidia García-Bouza.

""

Los gatos en su comunicación con los seres humanos, han creado el lenguaje rudimentario del maullido. Nuestras mascotas emiten este sonido para transmitirnos lo que desean o necesitan en cada momento. Cada individuo tiene su propia gama de maullidos, y es nuestro trato prolongado con él lo que hace que comprendamos a la perfección lo que quiere de nosotros.

Archivos Adjuntos

Los sonidos que emiten los gatos han sido objeto de estudio desde la antigüedad.

En Egipto no sólo eran considerados animales sagrados y tomados como auténticas divinidades, sino que además su lenguaje fue ampliamente investigado.

En el siglo pasado fueron numerosos los informes que se escribieron sobre la comunicación felina y hoy en día continúan las averiguaciones debido a la multitud de registros que presenta el idioma de estos adorables animales.

Ya sabemos los amantes de los gatos que nuestras mascotas nos hablan a su manera.

A través de la emisión de diferentes sonidos como siseos, ronroneos, bufidos gruñidos, maullidos, etcétera, nos hacen partícipes de sus sentimientos: nos demuestran su alegría, felicidad, miedo, o nos indican si algo no les gusta o están enfadados por algún motivo.

Por otro lado, cada individuo tiene sus peculiaridades y su lenguaje individual. Es por ello que en muchos casos, es nuestro trato prolongado con él, lo que hace que le comprendamos a la perfección.

Otro aspecto a destacar, es que en su conversación con el ser humano, el sonido más empleado por los gatos es generalmente el maullido. Este peculiar e identificativo sonido felino, les sirve para comunicar lo que necesitan o desean en cada momento; es por ello que en este artículo vamos a centrarnos de lleno en esta gran voz felina.

TIPOS DE SONIDOS

Antes de pararnos de lleno en el maullido hay que señalar que los expertos en el tema, han identificado en los gatos, al menos dieciséis vocalizaciones diferentes, aunque aseguran que existen otras más por descubrir.

También en lo que coinciden la mayoría de estos investigadores es que el lenguaje felino se compone de tres categorías de sonidos: murmullos, sonidos forzados de gran intensidad y vocales. Vamos a conocerlos y a situar nuestro maullido.

Murmullos. En esta primera categoría, se encuentran los sonidos que los gatos emiten con la boca cerrada. Aquí situamos el ronroneo y los sonidos suaves utilizados como saludos, llamadas de atención y expresión de reconocimiento o aprobación.

Sonidos de gran intensidad. En esta categoría la boca a la hora de la emisión, se mantiene casi siempre abierta. Entre estos sonidos se encuentran los típicos rugidos, lamentos, gruñidos, bufidos, etcétera, y se realizan en situaciones de peligro o ansiedad.

Vocales. La emisión de las vocales en esta categoría se realiza con la boca abierta se finaliza cerrándola. Estos sonidos son los utilizados por los gatos para comunicarse con los seres humanos. Aquí se encontraría nuestro objeto de estudio «el maullido», bajo multitud de formas dependiendo de lo que nuestra mascota quiera comunicar.

El maullido como forma de expresión. Todavía no se conoce con exactitud cómo funciona el aparato vocal del gato. Durante mucho tiempo se pensó que poseía una doble glotis, con dos tipos de cuerdas vocales: las superiores o falsas y las inferiores o verdaderas. Se creía que los maullidos se producían por vibraciones de las cuerdas inferiores, y el ronroneo por las superiores. Pero esta teoría ha sido rebatida por otras que afirman que las cuerdas superiores son un replegamiento de la faringe, y por tanto no intervienen en la emisión de la voz.

Lo que si aseguran muchos expertos es que los sonidos son producidos por cambios en la tensión de los músculos de la garganta y la boca, y por cambios en la velocidad del aire, que se mueve sobre las cuerdas vocales, que se tensan a lo largo de la laringe o caja de voz.

También se ha comprobado que los gatos emiten más de sesenta maullidos distintos; es decir, tienen una especie de lenguaje rudimentario con el que logran transmitirnos sus deseos. Con este lenguaje primitivo nuestras mascotas comunican, de forma bastante certera, diversas situaciones y estados. Con su característico maullido los gatos son capaces de expresar emociones, estados de ánimo, sentimientos, necesidades y deseos.

Recientes investigaciones aseguran que el gato ha creado un lenguaje para nosotros y el maullido sería una forma de manipular nuestro comportamiento para conseguir caricias, más comida, o llamar nuestra atención. De hecho en esta línea de pensamiento se encuentra el Doctor Bradshaw, conferenciante mayor en el bienestar animal y Director del Instituto de Antropología de la Universidad de Bristol (Inglaterra), en donde dirige a un equipo de diez investigadores que estudian las interacciones entre los animales y el hombre. Según el doctor: «el maullido no es producto de una evolución histórica, sino de un comportamiento aprendido por los gatos al convivir con sus amos, de allí que cada maullido sea diferente».

Según este investigador al comparar científicamente, se ha descubierto que cada gato maneja una gama de sonidos de intensidades propias y que cada propietario acaba por conocer; de hecho, estos felinos prueban con diferentes sonidos hasta saber cuál es el que más se acomoda a su dueño. Barbara Simpson especialista en comunicación animal y profesora adjunta del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Carolina del Norte en Estados Unidos ha asegurado que: «Los gatos aprenden rápidamente a obtener lo que quieren por medio del maullido y los dueños lo reafirman dándoselo».

Atendiendo a esto y como resumen, parece evidente que los gatos utilizan el maullido para expresar, comunicar o transmitirnos lo que quieren o necesitan en cada momento y es tarea de sus dueños interpretar adecuadamente esta voz felina que varía según sus deseos.

""

TIPOS DE MAULLIDOS

Los que somos propietarios de gatos, es muy probable que en diferentes ocasiones hayamos escuchado multitud de inflexiones en el maullido de nuestra mascota. De hecho un gato no siempre maúlla de la misma manera, este sonido cambia según determinadas variables como el tono, volumen, intensidad o duración. También cambia según a quien vaya dirigido, ya que cuando los gatos se comunican entre ellos, maúllan mucho más fuerte que cuando lo hacen con humanos. Otros aspectos como las circunstancias o carácter del gato también hacen variar la modulación de esta vocalización.

El caso es que un gato maúlla en toda clase de situaciones: para mostrar su presencia,

para decir buenos días, para que lo dejen salir o entrar, para exigir, quejarse o suplicar, en señal de inconformidad o descontento, o de amenaza y guerra.

Por otro lado, ya sabemos que cada gato tiene sus peculiaridades en el maullido y es nuestra convivencia diaria con él lo que hace que le entendamos. Aún así algunas formas de maullido son comunes en la mayoría de los gatos en las mismas circunstancias.

Veamos algunos casos:

_ El maullido corto y apenas inaudible en general es utilizado por nuestro gato, para llamar la atención sobre algo que necesita o para expresar algún tipo de queja, o demostrar que se siente sólo o inseguro.

_ Cuando reclama nuestra atención o quiere caricias, el maullido se vuelve suave y delicado.

_ Un gato hambriento suele emitir un maullido amargo y prolongado.

_ Un cachorro lanza un grito de ansiedad, parecido al de un bebé, cuando tiene hambre, frío o necesita la presencia de la madre.

_ Los maullidos de un adulto amenazando a otro antes de la pelea son verdaderamente aterradores por su intensidad y timbre.

_ Una hembra en época de celo emitirá un maullido prolongado y algo entrecortado.

Otro aspecto a señalar es que entre gatos, el maullido tiene su propio significado

y les sirve también para expresarse. Así una gata en celo es capaz de mantener un verdadero diálogo con sus pretendientes.

Éstos a su vez, cuando son rivales por la misma hembra, suelen amenazarse mutuamente con sus maullidos. Por otro lado, las gatas usan este sonido para comunicarse con sus crías. La gata enseña a sus pequeños a maullar de una manera concreta y esto le sirve para distinguir a sus hijos de los de otra camada. También este sonido es la llamada del gatito abandonado o descontento, cuando siente frío o se encuentra perdido, o es despertado por su madre.

Para finalizar este artículo hay que destacar por último que la expresividad de los gatos depende de varios aspectos, uno de ellos la raza: el Siamés, por ejemplo, es considerado de los más charlatanes entre los felinos, su maullido además posee una infinidad de tonalidades; otras razas como el Ragdoll son melódicas, su maullido es casi como un canto; y las razas de pelo largo se caracterizan por ser relativamente silenciosas. Otro aspecto a tener en cuenta es la estimulación ambiental que tenga el gato; ésta influye mucho en el animal: mientras más se le hable al gato, más desarrollará su capacidad de comunicación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.