www.elmundodelgato.com
septiembre 2016    24 de marzo de 2017

¿SABÍAS QUE..?

Las alergias no las provoca el pelo del gato

La alergia es una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que percibe como nociva. Algunos medicamentos, alimentos, los ácaros domésticos, animales con pelo o pluma y el polen son las causas más frecuentes.

En el caso de las personas que son alérgicas a los animales no lo son a su pelo, como se cree generalmente, sino a ciertas proteínas que éstos segregan.

Muchas plantas son venenosas para ellos

Texto: Patricia Lozano

A pesar de que los gatos son eminentemente carnívoros ya que la taurina de la carne es esencial para su supervivencia, también necesitan ingerir plantas que les facilitan la digestión y les ayudan a regurgitar los pelos que tragan durante su aseo.

Por ello, es preciso saber que existen plantas que pueden ser muy perjudiciales para su salud y que debemos evitar que se acerquen a ellas.

Buscar noticias por meses y años en esta sección
    

La piel

La piel

La piel del gato representa alrededor de un 13 por 100 del peso corporal; la del hombre sólo de un 5 a un 6 por 100. La piel delimita el medio exterior del interior, es decir, tiene un papel protector esencial: lucha contra la intemperie y contra las agresiones de todo tipo —productos químicos, cáusticos, bacterias, etcétera—, propicia la regulación de la temperatura y sus glándulas segregan sustancias que permiten el crecimiento del pelo.

La dermis contiene fibras de colágeno y fibras elásticas. La recorren nervios que transmiten al cerebro las informaciones que provienen del exterior, como el dolor o la temperatura.


Noticias en esta sección durante el año 2017
    En otros años
    | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 |
    Buscar noticias por meses y años en esta sección
        

    Foto: José Laserna.
    Foto: José Laserna.

    Texto: Patricia Lozano

    Son muchos los propietarios hartos de no poder dormir porque sus gatos les despiertan en mitad de la noche sumidos en una especie de locura transitoria que incluye carreras a toda velocidad, derrapes en las alfombras, saltos por las paredes e, incluso, ataques a traición. Pero no se trata de ninguna posesión.

    0,171875