Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.

El gato moderno

Fue en Egipto, a orillas del Nilo, donde se agrupaban más ratones, y por lo tanto más gatos. Estos fueron respetados, bien tratados y divinizados incluso por los egipcios. De allí nacieron los primeros gatos domésticos. Su nombre de entonces era “Mau”, lo que indica claramente que el animalito ya maullaba.

El gato casero actual ha guardado, intactos todos sus instintos, pero acepta con felicidad la vida fácil y perezosa que le brindamos. Es más, bien nutrido ejerce sus dotes de cazador sobre las moscas y las hojas que caen de los árboles, pero muchos son incapaces de matar un ratón.

Es cierto que existen grandes diferencias entre razas y entre individuos, pero por regla general el gato ha vuelto a lo que fue para el hombre en un principio; es decir, un ser lujoso de deleite, un placer para los ojos, un bienestar para el tacto…

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *