Inmunodeficiencia felina (VIF)

El Dr. Niels Pederson y sus colaboradores de la Universidad de California Davis descubrieron en 1986 el virus de la inmunodeficiencia felina en un albergue donde no se sacrificaban los animales. En realidad, el virus VIF se detectó a nivel mundial en Europa en 1966, en USA en 1968 y en Australia en 1972. Se trata de un virus similar morfológicamente al del SIDA humano, pero antigénicamente diferente.

Las primeras células que son atacadas por estos virus una vez que entran en el organismo son los linfocitos durante la fase aguda de la infección, para atacar posteriormente los macrófagos. La viremia se presentará a las tres semanas después de la infección, llegando a su punto máximo a las siete-ocho semanas para, a partir de entonces, empezar a disminuir. Los anticuerpos harán su aparición a las dos semanas de la infección. Aun así, existen gatos que pueden no tener anticuerpos hasta un año después de la infección e incluso algunos nunca los desarrollarán en cantidades suficientes para ser detectados. Las mordeduras se consideran la ruta primaria de transmisión del virus, por lo que la incidencia en los machos es de dos a cuatro veces más alta que en las hembras.

Por: El Mundo del Gato.

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *