La filariosis, también conocida como La enfermedad del gusano del corazón

La enfermedad del gusano del corazón, como también se conoce a la filariosis, afecta principalmente a perros y gatos, y se transmite a través de la picadura de un mosquito vector. La prevalencia de la enfermedad puede ser de más del 30% en perros en las zonas más afectadas, que suelen ser las cercanas a los ríos y las marismas. Los síntomas más comunes de la enfermedad van desde tos leve y de curso crónico, intolerancia al ejercicio, fatiga o disminución del apetito, y la prevención es esencial para evitar problemas graves al anima.

La filariosis, también conocida como gusano del corazón, es una importante enfermedad cardiovascular que afecta a gatos y perros de forma muy frecuente en determinadas zonas de España. Está causada por un parásito llamado Dirofilaria Immitis que tiene la particularidad de que se transmite a través de un mosquito que actúa como vector. Dicho mosquito inocula las larvas del parásito sobre la piel del animal en el momento de la picadura, penetrando éstas en la piel y desplazándose hasta las pequeñas arterias a nivel pulmonar, y evolucionando de larvas a adultos, que frecuentemente llegan a medir 20 centímetros de largo.

“La filariosis es cada vez más frecuente en nuestro país, ya que se transmite a través de mosquitos, y esta población está creciendo mucho debido al cambio climático”, afirma Anna Martí veterinaria y Practice Manager de AniCura Vetamic Clínica Veterinaria. Las zonas típicas donde viven los mosquitos que transmiten la filariosis son los humedales, por ejemplo, zonas cercanas a los ríos y las marismas.

En este sentido, la prevalencia de la enfermedad varía mucho en función de la zona, siendo mucho más frecuente la infección en el sur de España, el Levante y las islas, tanto Baleares como Canarias, pudiendo ser la prevalencia de más del 30% en perros de las zonas más afectadas. Por el contrario, en algunas zonas del norte de España esta enfermedad es prácticamente inexistente.

Las larvas que se instalan dentro del pulmón provocan inflamación crónica de las arterias y en algunos casos taponamiento y trombosis dentro de las misma. “La filariosis puede llegar a ser una enfermedad grave si no se trata a tiempo y, por eso, debemos estar alerta a sus síntomas y actuar con medidas preventivas que eviten problemas mayores”, afirma la veterinaria.

Atención a los síntomas y actuar en prevención

Los síntomas típicos de los animales afectados por la filariosis son, principalmente, tos leve y de curso crónico, intolerancia al ejercicio, apatía, fatiga, disminución del apetito y pérdida de peso y, en casos de enfermedad muy avanzada, podemos encontrar distensión abdominal por acumulación de líquido debido a fallo cardíaco. “Aunque existe tratamiento para esta enfermedad las complicaciones son frecuentes, por eso la mejor recomendación es actuar en la prevención”, señala la veterinaria. “Actualmente disponemos de gran variedad de productos preventivos que podemos utilizar de forma sistemática para evitar que nuestros perros y gatos enfermen de filariosis”, continúa.

Estos tratamientos preventivos pueden administrarse por vía oral dando una pastilla al animal, en gotas spot-on o también con inyecciones que se aplican una vez al año.

¿Qué hacemos si mi mascota ha enfermado de filariosis?

Una vez que nuestro veterinario nos ha confirmado que nuestro perro o gato ha enfermado de filariosis, el animal se enfrenta a un tratamiento largo, de varios meses. Se prepara el organismo de forma progresiva para evitar en lo posible las complicaciones secundarias a la distribución en el organismo de los pequeños fragmentos de los gusanos dentro de la circulación. El tratamiento se administra tanto en pastillas como en inyectables.

“Las complicaciones secundarias al tratamiento son frecuentes, así que es mucho más recomendable hacer una buena prevención que tratar a los animales infectados”, concluye Anna Martí.

Fuente: AniCura, clínicas y hospitales veterinarios especializados en animales de compañía.

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *