La vejez en los gatos

Si las condiciones de vida de nuestro animal han sido excepcionales, los procesos degenerativos que llegan con la edad pueden retrasarse. Las mascotas mayores pueden tener más o menos problemas médicos dependiendo de la nutrición y de los cuidados que ha recibido a lo largo de toda su vida.

Generalmente, a partir de los 10-12 años los felinos se vuelven más perezosos y comienzan a dormir más rato en su cojín o rincón favorito. También a esta edad empiezan a engordar paulatinamente si no se tiene cuidado.

Por eso, el cuidado de la alimentación es muy importante a medida que nuestro gato envejece.

Los veterinarios recomiendan dar muchas raciones de comida en pequeñas dosis a los gatos avanzados en edad. Los alimentos secos son excepcionales para la dentadura de nuestra mascota, ya que este tipo de comida elimina los depósitos de suciedad en los dientes. También es fundamental que el agua esté siempre fría, pues los felinos descontrolan la temperatura corporal y al no sentir que necesitan líquidos, pueden terminar deshidratados.

Si durante toda la vida del animal es conveniente vigilar siempre su salud, cuando llegan a la vejez, debemos aumentar aún más el control de su estado físico y acudir al veterinario de manera más frecuente.

En esta faceta de la vejez, nuestro minino suele necesitar mucha más atención y un trato especial. Cuando un gato es anciano necesita bastante amor y muchos mimos.

En definitiva, si tenemos en cuenta todos estos aspectos y cuidamos de manera responsable a nuestro gato, seguramente conseguiremos que esté haciéndonos compañía, el mayor número de años posible.

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.