www.elmundodelgato.com
Caspa
Ampliar

Caspa

Texto: José E. Zaldívar (Clínica veterinaria Colores)

martes 26 de enero de 2016, 16:09h

Lo primero que debemos saber, es si lo que aparece son escamas («caspa») o se trata de costras. Es importante hacer un estudio profesional para conocer datos sobre la alimentación, medio donde viven habitualmente, edad, tipo de pelo y su estado, raza, presencia o ausencia de prurito…

Son muchas las patologías dérmicas que pueden cursar con la aparición de costras aunque, a veces, su presencia no supone ninguna situación patológica. Lo normal es que un gato con una alimentación equilibrada y de buena calidad, tenga un aporte adecuado de todos los nutrientes y no necesite ningún aporte extra de ácidos grasos ni de vitaminas ni de minerales.

Aún así, se pueden dar condiciones ambientales que provoquen la aparición de «caspa», es decir, de escamas. Las escamas son la acumulación de fragmentos sueltos de la capa córnea de la piel (células cornificadas). La pérdida normal de células aisladas o pequeños acúmulos no es visible a simple vista. La descamación anormal es la caída en laminillas más grandes y que pueden presentar diferentes consistencias (en forma de salvado, fina, pulverulenta, en copos, en placas, grasosa, seca, suelto, adherente o similar a liendres). Su color varía del blanco, plateado, amarillo o pardo al gris. Las escamas pueden ser una lesión primaria en algunos casos o secundaria en otros.

La costra se forma cuando un exudado seco, suero, pus, sangre, células o escamas se adhieren a la superficie y pueden ser primarias o secundarias como en el caso de infecciones, picaduras o prurito.

Una patología a descartar sería la Cheyletielosis que puede cursar con una descamación seca con orientación dorsal que puede producir desde un prurito intenso a nulo. Con el tiempo, la descamación se torna más intensa, pudiendo haber pérdida de pelo y prurito.

Acudir al veterinario para que descartara alguno de los problemas que he comentado y sólo si no existe ninguno que haya que tratar, contemplar la posibilidad de un aporte extra con ácidos grasos cuya deficiencia es sumamente rara pero que se puede presentar cuando el alimento seco es mal conservado (almacenamiento, temperatura, problemas con los conservantes) y que se traduce en una descamación fina de la piel y pérdida de lustre y brillo en el pelo. Posteriormente, el pelaje seco se puede trasformar en grasiento y no será rara la presencia de prurito.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios