www.elmundodelgato.com

Conócelos mejor

Conócelos mejor

Texto: José Enrique Zaldívar

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:16h
Siendo consciente de que cada día sois más los que habéis decidido «poner un gato en vuestra vida», y de que muchas veces se hace realidad la frase: «el gato, ése gran desconocido», he pensado que sería interesante dar un repaso a ciertos aspectos del comportamiento que desarrollan estos animales y que, sin duda, os ayudarán a conocerles un poco mejor.
Creo que un factor sumamente importante en este «boom gatuno» es la comodidad de tener un animal que no presenta la gran dependencia que tiene el perro sobre sus propietarios, ya que no necesita un régimen de salidas estricto y que, incluso, podrá pasar un par de días en casa solo, sin ningún tipo de problema. Su traslado de un lugar a otro se realiza con suma facilidad en un trasportín e, incluso, puede viajar con nosotros en algunos medios de transporte vetados a los perros.

Además, el gato es percibido como un animal independiente, solitario y muy limpio en relación con la micción y la defecación. El gran auge de las sociedades protectoras que se ocupan del rescate y cuidados de los gatos callejeros, ha facilitado en gran medida la existencia de un gran número de ellos para adoptar. A esto se añade la existencia en muchas ciudades de España de colonias urbanas perfectamente controladas en cuanto a salud y capacidad reproductiva.

Pero como no podía ser de otra manera, cuando empieza a formar parte de nuestras vidas, comienzan a surgir una serie de problemas que vosotros no podéis resolver, que os preocupan y que os hacen consultar a vuestro veterinario de cabecera. Los problemas de comportamiento felino se han convertido en un motivo de consulta habitual en los centros veterinarios.

Los analistas del comportamiento felino atribuyen los problemas de conducta a una falta de congruencia entre el comportamiento normal del gato y vuestras expectativas y a la carencia de las condiciones mínimas para que el gato pueda expresar determinadas conductas. En mi opinión, éste problema se acentúa en los que tuvisteis un perro y ahora tenéis un gato. Vuestras expectativas quedan un tanto frustradas, ya que os hicisteis la idea de que ambas especies iban a ser muy parecidas. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia en este caso.

LA CASTRACIÓN MEJORA LA CONVIVENCIA

En primer lugar es importante que sepáis que la esterilización tanto de machos como de hembras va a facilitar en mucho la convivencia con ellos. Un gato entero, llegado el momento de su madurez sexual, provocará serios problemas que harán imposible su adaptación al entorno familiar. La orina del gato macho adquirirá un olor intenso y desagradable y, lo que es peor, el animal se olvidará de depositarlo en su cubeta y lo eliminará en pequeñas cantidades por todos los lugares de la casa. Las «serenatas» nocturnas de maullidos se harán muy frecuentes.

Esta vocalización excesiva y el marcaje con orina persiguen un único fin: atraer a su territorio a las posibles hembras que se encuentren en las proximidades y alejar a los posibles machos competidores. El problema es que, en un piso, la llegada de una gata que colme sus instintos sexuales será misión imposible.

En el caso de las hembras, también se puede presentar esa vocalización y marcaje con orina. El motivo de tal actuación persigue el mismo fin que en el macho.

La esterilización será la mejor arma para impedir esos comportamientos y os dará tranquilidad a vosotros, a los vecinos y al propio animal. La edad de realización de este tipo de tratamiento quirúrgico se sitúa en torno a los ocho meses de vida, aunque en algunos países se realiza en la etapa pre-puberal.

Una vez realizada la castración, los veterinarios y vosotros deberéis ser conscientes de que una ganancia de peso será inevitable en la mayoría de los casos. El que ese aumento de peso sea excesivo y entrañe peligro para la futura salud de vuestro gato, tendrá fácil solución si se adapta su programa alimentario al cambio de necesidades nutricionales.

ADAPTACIÓN

La edad de adquisición del gato se puede tornar también en un problema relativo. No será lo mismo introducir un vuestro hogar un gatito de seis o siete semanas, que hacerlo con un gato adulto, que tendrá ya una serie de conductas adquiridas. Aún así, mi experiencia con clientes que optaron por adoptar un gato adulto, casi siempre ha sido excelente y la adaptación perfecta.

Si el gato adoptado está entero, lo primero y de suma urgencia será proceder a su castración.

Otro factor a tener en cuenta será si el nuevo inquilino tendrá que convivir con otros gatos que ya están asentados en el hogar. Esta nueva situación podrá provocar cierto estrés para todos ellos y requerirá de cierto tiempo de habituación, que casi siempre se produce sin grandes problemas.

No es recomendable, si es que se puede elegir, coger a un gato antes de las seis o siete semanas, ya que se acortaría el periodo de socialización con la madre y hermanos, lo que podría llevar a la presentación de determinados problemas de comportamiento en el futuro. Evidentemente, habrá situaciones en que no podremos evitar acoger a un gato de menor edad.

Podemos decir que el gato es un animal que se adapta fácilmente si tiene un mínimo de espacio y éste cubre mínimamente sus necesidades más básicas. Habréis observado que los gatos pasan la mayor parte del día en alto, ya que les gusta observar el entorno que les rodea. Pues bien, habrá que adaptar una zona de la casa que colme esa necesidad, cosa que no será demasiado difícil. Se le deberá facilitar acceso libre durante las 24 horas del día al lugar donde descansa, come, bebe y realiza sus necesidades fisiológicas. Éste último deberá estar relativamente alejado del lugar de la alimentación y, si hay varios gatos, serán necesarios varios recipientes. Los sustratos a utilizar son de varios tipos, pero actualmente se están imponiendo las arenas aglomerantes, fáciles de limpiar, y que no levantan el polvo de las sepiolitas convencionales, culpables a veces de la aparición de asma felino.

ESTÍMULOS

He nombrado antes el riesgo de obesidad que tiene cualquier gato que ha sido castrado y que podrá ser evitado o minimizado con una alimentación adecuada.

Pues bien, ésta, deberá ir acompañada de la posibilidad de que el gato haga ejercicio. Esto lo conseguiremos dotándolo de un ambiente enriquecido con objetos con los que pueda jugar. Serán muy útiles diversos objetos colgantes dotados de gomas, juguetes que hagan ruido y que se les puedan lanzar con objeto de cubrir su instinto cazador, o muñecos mecánicos de cuerda que se puedan desplazar por el suelo del piso.

En todos estos juegos e interacciones que llevemos a cabo con el gato, será sumamente importante no utilizar las manos ni los pies. La razón es obvia: fomentaremos su instinto de predación, lo que podrá dar lugar a la aparición de determinadas e indeseables conductas de agresividad. Los ratos de juego no deberán ser demasiado largos pero sí frecuentes a lo largo del día.

El gato es un animal al que le gusta disfrutar en determinados momentos del día de soledad y por tanto de tranquilidad. Se hace necesario, por tanto, habilitar una zona para tal fin si es que no queremos que se lo habilite él. Si no lo hacemos así, no será raro encontrarle durmiendo entre nuestra ropa o metido entre nuestras sábanas.

Ni que decir tiene que si en un piso conviven varios gatos, será necesario que cada uno tenga sus zonas propias de «meditación». En estos casos, cuanto más grande sea el espacio del que dispongan, menos problemas nos vamos a encontrar.

Será indispensable además, la colocación de lo que se conoce con el nombre de rascadores, ya que es muy importante para el gato afilar sus uñas y dejar sus señales visuales. Los rascadores deben estar colocados en lugares de paso; normalmente, el lugar ideal es el salón de la casa. Al principio costará un poco dar con el material más adecuado para tal fin, aunque los que más se suelen adaptar a las necesidades del gato son los de cuerda de esparto enrollada en una tabla de madera. El animal deberá ser premiado cada vez que decida afilar su «armamento» en los lugares habilitados para tal fin.

La introducción de un nuevo gato en una casa en donde ya habitan otros puede reportar problemas. Lo recomendable es que si el gato es adulto, el nuevo inquilino sea un cachorro. Los machos castrados suelen tolerarse entre sí mejor que las hembras esterilizadas. Algunos gatos adultos no toleran bien las ganas de juego de los gatitos, por lo que si se introducen dos cachorros al mismo tiempo, dejarán más tiempo tranquilo al adulto.

Si se pretende subsanar la pérdida de un gato en un domicilio en que vivían dos, habrá que esperar un tiempo prudencial hasta que el animal que ha quedado solo se recupere de la ausencia del que hasta entonces había sido su compañero. Esto puede tardar varios meses.

NECESIDADES NUTRICIONALES

En el tema de la alimentación, podemos decir que el gato es un carnívoro estricto, aunque conozco gatos que comen legumbres, verduras e incluso fruta. Los gatos suelen consumir pequeñas raciones (de 10 a 20) a lo largo del día y de la noche. No suelen ser muy receptivos al cambio de sabores, por lo que sería conveniente que durante los primeros meses probaran diferentes tipos de ellos, por si en un momento determinado fuera necesario algún tipo de cambio en la alimentación. Pero como no hay verdades absolutas, os diré que son muchos los gatos que aceptan sin problema los cambios de alimentación. Sobre la temperatura del alimento se ha escrito mucho pero, al parecer, si la dieta es húmeda, los 38º serían lo ideal.

En el entorno del gato salvaje o asilvestrado, el alimento se suele encontrar disperso, mientras que en el caso del gato que vive en una casa se encontrará localizado y, lo que es más importante, en cantidades abundantes.

El gato no tendrá que hacer, por tanto, ningún esfuerzo para buscarlo ni para ingerirlo. La falta de ese esfuerzo, es decir, de desplazamientos, llevará al animal a una vida sedentaria que reducirá al máximo el gasto energético y que le conducirá, si no ponemos las medidas oportunas, a la obesidad que afecta aproximadamente al 40 por 100 de los gatos.

Podemos decir, y así lo certifican los estudios realizados, que no es la libre disposición del alimento (ad libitum) lo que provoca este problema, sino determinadas pautas de comportamiento por parte de los propietarios.

Al parecer, determinados dueños de gatos hacen de la alimentación el modo más importante de interacción con ellos, recompensándoles con alimento y observándoles mientras comen. Las maneras de evitar estas situaciones en las que nos podemos encontrar con gatos de ocho o más kilos ya las he expuesto con anterioridad y son la modificación de la dieta y de las costumbres alimentarias e incentivar el juego a través del enriquecimiento ambiental con juguetes y otros objetos.

En un artículo anterior hablé de las patologías que afectan a las vías urinarias bajas del gato. Pues bien, la que se da con más frecuencia en gatos menores de diez años es la Cistitis Idiopática Felina (CIF). Os preguntaréis la razón de que hable de ella en un artículo sobre diversas generalidades del comportamiento felino. Pues bien, aunque las causas de esta enfermedad son varias, se postula que la más importante es el escaso interés que muestran los gatos por la ingestión de agua. Esto es un grave problema cuando los gatos se alimentan con comida seca ya que este tipo de alimentación requiere un alto consumo de agua. Según los datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC), el 70 por 100 de los gatos consumen una dieta comercial seca. Sería, por tanto, interesante suministrar con cierta frecuencia algún tipo de dieta húmeda con un más alto contenido de agua que complementara la comida seca.

ESTRÉS

Debéis saber que los gatos son animales sumamente estresables, y que ese estrés puede llevarles a sufrir anorexia.

Un conflicto con otro gato, cambios en el entorno de la casa, desaparición de un familiar al que tuviera especial apego, dietas poco palatables, temperatura ambiental alta…, provocarán un rechazo total o parcial de la comida.

Estas situaciones son sumamente graves en el gato ya que pueden desarrollar lo que se conoce como lipidosis hepática tras periodos cortos de ayuno (tres o cuatro días). Este problema se agrava si los gatos que sufren esta situación son obesos. Si la situación descrita se presenta, puede ser necesaria la alimentación forzada del gato y, si llegamos a la conclusión de que el factor desencadenante fue el estrés, modificar el entorno, suministrar ansiolíticos y utilizar feromonas sintéticas (Feliway).

Se trata de un producto elaborado a partir de la fracción F3 de la feromona facial felina. Diversos estudios han demostrado su eficacia en el control de problemas de comportamiento que incluyen un componente de estrés.

Existen gatos que se «alimentan» con cosas inadecuadas. No es infrecuente que se nos presenten a los veterinarios gatos que mastican prendas de lana, otros tejidos como algodón o fibras sintéticas e incluso plásticos. Los movimientos que realizan mientras los «comen» recuerdan a los que realizan los gatitos cuando maman, por lo que se presenta con más frecuencia en gatos que fueron destetados prematuramente. Sin embargo, las causas concretas del problema se desconocen.

Este comportamiento suele aparecer con la madurez sexual y en ocasiones, aunque no siempre, desaparece de forma espontánea antes de los dos años de edad. Ni que decir tiene que, a veces y como consecuencia de esto, nos encontraremos con obstrucciones
intestinales que precisarán intervención quirúrgica. Algunos autores consideran que el consumo de lana es un comportamiento de tipo compulsivo y que como tal deberá ser tratado. El castigo ante este tipo de conducta no suele ser eficaz y muchas veces provocará miedo e, incluso, agresividad.

Hasta aquí, la descripción de algunas generalidades sobre el comportamiento del gato. Como veis, no son demasiados los problemas que puede acarrear introducir un pequeño felino en vuestra vida pero no siempre sucede así.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios