www.elmundodelgato.com

Lenguaje mediante el olor

Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.
Ampliar
Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.
jueves 23 de mayo de 2019, 10:04h
Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.
Ampliar
Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.
Podríamos comenzar diciendo que los olores que emiten los gatos tienen una clarísima finalidad: poner fronteras a sus relaciones con los congéneres.
Mediante sus olores el gato puede mantener alejados de sus territorios a otros gatos, aunque en el caso del celo también puede sugerir el acercamiento. Los mensajes olorosos emitidos proporcionan al que los percibe un gran número de datos, entre ellos el sexo y la fase sexual en la que se encuentra, el momento en el que el animal dejó la señal...
A este respecto, muchos se preguntarán, ¿con qué «productos» dejan estos mensajes los gatos?
ORINA
La orina proporciona un gran número de datos, tal es el caso de edad, sexo, estado reproductor e incluso estado sanitario del que lo ha dejado; entre otras posibles informaciones, el gato que percibe ese olor también puede saber el tiempo que hace que se depositó la señal.

Cuando los gatos marcan objetos con orina, adoptan una postura que los ingleses denominan «spraying» (pulverizar); es decir, se coloca de espaldas al objeto a marcar, levanta la cola y expulsa la orina con fuerza.

SECRECIONES GLANDULARES
Los felinos tienen distribuido por su organismo un gran número de glándulas, unas glándulas sebáceas capaces de dejar la información deseada; podemos encontrar estas glándulas en la cola, la cara, barbilla, labios, cuello...

Foto El Mundo del Gato - Alberto Nevado.

Ahora pensemos un momento..., cuando el gato se frota contra las sillas, contra nuestras piernas, etcétera, ¿qué está haciendo? ¿Está «a gustito»? ¿Quiere decirnos algo..., o realmente está marcando sus propiedades y territorio? A este respecto, puede parecernos curioso, hasta increíble, pero el gato también marca a su propietario para indicar que somos parte de su entorno, que somos «de su propiedad».

A su vez, cuando el gato afila sus uñas, cuando rasca los sillones, también está dejando marcado su territorio con el contenido de las glándulas que se encuentran entre sus dedos.

Cuando el gato se acicala también está extendiendo por todo su cuerpo el contenido de sus glándulas, contenido que posteriormente dejará en la zona que sea susceptible de actuar como un buzón de mensajes.

Pero, ¿qué «producto» contienen estas señales olfativas? ¿Qué hace que estos mensajes sean tan completos y tan especiales?

Las secreciones que el gato emite para el marcaje contienen feromonas. El término, que fue definido por primera vez por Karlson y Luscher en 1959, y procede de dos raíces griegas: «pherein» (transportar) y «hormán» (excitación), hace referencia a unas sustancias que tras ser emitidas son capaces de modificar ciertos aspectos fisiológicos y comportamentales del animal que las percibe; principalmente actúan sobre el comportamiento sexual y sobre el control del territorio.

Podemos decir que las secreciones más «ricas» en feromonas son la orina, las heces, el flujo vaginal y la secreción de las glándulas de la cara.

La percepción de las feromonas no se realiza por el canal olfativo habitual; para la percepción de estas singulares estructuras químicas el gato utiliza su órgano vomeronasal; el gato levanta la cabeza, abre parcialmente la boca y se queda inmóvil unos segundos, el tiempo necesario para que la información contenida en las feromonas sea «apreciada», casi «paladeada », por el órgano vomeronasal, situado tras el arco incisivo.

Las feromonas son unas sustancias químicas imposibles de identificar por el olfato humano..., nosotros podemos percibir el olor de la orina de un macho felino, así como de sus heces, pero no somos capaces de percibir la rica información que contienen esas estructuras químicas en su interior; las feromonas son una especie de «canal privado» de información de la especie que las emite.

En la actualidad se han sintetizado algunas de estas feromonas en el laboratorio para su uso en el control, tratamiento y prevención de los problemas de comportamiento felino.

Entre otros usos, las feromonas de síntesis reducen las manifestaciones de estrés (tendencia a marcar en casa con orina y arañazos), pero también han demostrado su utilidad en el control de las alteraciones emocionales sufridas por desplazamientos en coche, en la caja de transporte, en las estancias en residencias felinas o durante períodos de hospitalización.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelGato.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.