www.elmundodelgato.com

Cachorros criados a biberón

Texto: Elisa Rodríguez-Valdés

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:16h
Cachorros criados a biberón
Las gatas, en general, son buenas mamás y no suelen dar problemas a la hora de criar a sus cachorros, pero siempre existe la excepción que confirma la regla: una madre primeriza que no se hace cargo de sus bebés, una cría abandonada, una madre enferma que no puede ocuparse de sus crías o, simplemente, una mamá con muchos cachorros sin suficiente leche para todas sus crías.
Aunque el instinto maternal humano nos indique dar el biberón a esos preciosos cachorros recién nacidos, tenemos que tener en cuenta que dar el biberón a un bebé de gato es realmente complicado y peligroso, sobre todo a ciertas razas. Debe ser realmente una necesidad, un gatito sin madre o un cachorro que haya ido perdiendo peso paulatinamente y sepamos ver la necesidad real de ayudar en su alimentación.

Los cachorros recién nacidos son los más delicados. Siempre que se pueda, deberán tomar algo de la leche de su madre. La primera leche que segregará la madre después del parto se llama calostro y trasmitirá al bebé muchas de las defensas que necesita para afrontar su desarrollo satisfactoriamente. Cuanto antes empecemos a suministrar el biberón a una cría de gato, más peligroso es, sobre todo si no tenemos experiencia en ello. Es muy fácil que la leche se vaya por los conductos respiratorios y el cachorro acabe muriendo por una neumonía por aspiración. Cuantos más días tenga el gatito, más fácil será suministrarle el biberón porque su deglución será mejor y habrá menos riesgo de que la leche pase al sistema respiratorio.

Si tenemos una camada que aumenta poco de peso pero va aumentando, es mejor que esperemos a que los cachorros tengan unos días más y estén más formados. Hasta en el caso de criadores muy experimentados en suministrar biberones, se puede cometer un error.

A la hora de dar el biberón es muy importante la paciencia, dar el biberón muy despacio y con tranquilidad.

¿QUÉ NECESITO PARA DAR EL BIBERÓN A UN BEBÉ DE GATO?
Lo primero, es un biberón adecuado y una leche adecuada. En el mercado existen muchas clases y marcas de biberones. Algunos son parecidos a biberones humanos pero de un tamaño menor, muy graciosos, pero de difícil deglución para un bebé de gato; otros se asemejan a probetas con tetinas, pueden funcionar bien, pero debemos tener mucha práctica a la hora de usarlos, etcétera… Los más fáciles de usar, aunque no son los más fáciles de encontrar, son unas tetinas para pequeños roedores, fantásticas para gatos, que podremos adaptar a cualquier medida de jeringa (las de insulina, las de dos centímetros…) para, posteriormente, poder pasar a las más grandes.

Lo segundo es una leche de calidad. También hay varias marcas de leche en el mercado, deberemos comprar una específica para gatos. También hay leches que sirven indistintamente para cachorros de perro y de gato pero es preferible comprar una exclusivamente para gatos.

¿CÓMO DAR EL BIBERÓN A UN BEBE DE GATO?
Lo primero será disponer una zona para dar el biberón al bebé; una mesa, por ejemplo, pero que esté al lado de la zona donde está la madre -si la hay- o al lado de la zona donde estén los cachorros o cachorro. Buscaremos una toalla o paño limpios y suaves y los pondremos encima de la mesa para poder colocar al bebé encima a la hora de la toma.

El segundo paso es preparar el biberón correctamente. Si usamos tetinas con jeringas, debemos calcular el tipo de jeringa según la edad del cachorro. Así, podremos usar jeringas de insulina una vez colocada la tetina en gatos recién nacidos. Cuando veamos que es insuficiente (el cachorro terminará rápidamente la toma y estará hambriento), deberemos pasar a jeringas de dos centímetros y así sucesivamente.

Después, prepararemos la leche mezclándola como indique la casa comercial que hayamos comprado aunque, en el caso de recién nacidos que no hayan tomado la primera leche "calostro", aconsejaría una dilución ligeramente mayor. Comprobaremos que la leche está a una buena temperatura, nunca demasiado caliente, poniéndonos unas gotitas en la parte interior del nacimiento del brazo. Si estuviera demasiado caliente esperaremos a que se enfríe.

Después, colocaremos al bebé encima de la toalla o paño limpio y le sujetaremos la cabeza con cuidado, introduciéndole la tetina en la boca, suavemente. A continuación, presionaremos ligeramente la jeringa o el biberón para que salgan las primeras gotas y el bebé empiece a chupar por sí mismo. Las primeras veces es probable que el gatito no quiera la leche, por lo que deberemos insistir un poco y, en cuanto identifique el líquido por el sabor, se pondrá a mamar de la tetina por sí mismo.

La frecuencia del biberón dependerá de la edad del bebé. Un bebé recién nacido debe tomar su biberón cada dos horas, de día y de noche; a los diez días ya podemos empezar a espaciar las tomas cada tres horas y así paulatinamente hasta la época del destete.

Es muy importante no cambiar de marca de leche durante la lactancia si es una leche adecuada y que nos funciona bien. Si cambiáramos de leche, por ejemplo porque haya una más barata en el súper, nos podríamos encontrar con problemas estomacales como la diarrea.

Una vez usado el biberón, debemos desinfectarlo siempre. Lo podemos hervir o usar líquidos de desinfección para biberones de seres humanos. Las normas de higiene son muy importantes, un bebé de gato es un ser muy delicado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Cachorros criados a biberón

    Últimos comentarios de los lectores (0)


  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelGato.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.