www.elmundodelgato.com

Por su nariz le reconocerás

Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.
Ampliar
Foto: El Mundo del Gato - Alberto Nevado.

Texto: Patricia Lozano.

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:16h
¿Serías capaz de reconocer a tu gato entre diez felinos iguales a él? Seguramente sí. Por su carácter, por sus gestos o por alguna pequeña característica física que sólo tú seas capaz de apreciar pero, para estar absolutamente seguros de que efectivamente se trata de nuestro amigo ¿a qué podemos recurrir?

No es tan sencillo como parece. Los científicos siguen tratando de descifrar cómo se ha producido la evolución de la familia felina y, aunque coinciden en señalar que existen en ella 37 especies, discrepan en su clasificación; tanto, que su ordenación por géneros oscila entre los dos y los 23. Diferenciar el esqueleto de un león del de un tigre es bastante complicado para los investigadores y, de hecho, si dejamos a un lado el tamaño, los gatos domésticos son iguales que los felinos grandes y medianos.

La identificación animal, es decir, los métodos que utilizamos para distinguir a los animales de una misma especie, es muy importante no sólo para determinar categorías de los distintos individuos y especies sino también para la compraventa, para implantar y cumplir normas sanitarias, para el funcionamiento de clubes y asociaciones o para los certificados de pedigrí, entre otras muchas cosas.




A nivel doméstico, los propietarios tenemos a nuestro alcance diversos métodos que nos permitirían reconocer a nuestro animal en caso de pérdida como la identificación mediante un microchip o a través de un tatuaje. El primero consiste en introducir debajo de la piel del cuello del animal una pieza milimétrica en la que se puede leer un código. El número de identificación y los datos de mascota y propietario se envían a un archivo de identificación de animales de compañía que facilita la búsqueda de éste en caso de pérdida. Por el segundo sistema se tatúa un número único, compuesto de cifras y letras, en el interior de la oreja del gato o en la ingle.

Sin embargo, hay una tercera posibilidad. A los gatos se les identifica por la nariz pues su diseño es único en cada minino. La piel que la recubre está muy adherida y cuenta con una serie de arrugas en forma de poliedros cuyo tamaño y forma son diferentes en cada animal, lo que permite la identificación individual. La nariz de nuestro amigo vendría a ser como nuestras huellas dactilares, únicas en cada persona.

Pero si somos realmente quisquillosos, aún nos queda otro recurso: el ADN. Con su análisis obtendremos la huella genética del animal que pasará a convertirse en un código de barras que nos permitirá identificarle sin ninguna duda. Además, en el caso de animales de raza, podremos certificar su pedigrí.

Sea cual sea el método que utilicemos, lo que está fuera de toda duda es la importancia que tiene la identificación de nuestras mascotas que debería ser obligatoria. No solamente para facilitar su búsqueda y recuperación en caso de pérdida sino porque se trata de una medida disuasoria contra el abandono de animales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ElMundodelGato.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.