Ocicat

El gato de la selva

El mundo de los felinos salvajes es fascinante. En este artículo vamos a adentrarnos en la personalidad y el entorno de un gato que debe su nombre a uno de ellos, estamos refiriéndonos al Ocicat. Su apariencia recuerda a un pequeño Ocelote o Leopardo, difícilmente pasa desapercibido, por lo que quien quiera deleitarse teniendo el sabor de la selva en casa, debería acercarse a esta raza, con la seguridad además de que no va a recibir ningún zarpazo mortal, ya que es un minino tremendamente cariñoso y sociable. Resulta sencillo imaginarlo en la espesura de la selva, a pesar de que él opte por la tranquilidad de nuestra casa y la comodidad de nuestro sofá.

Es un gato singular, al que le gusta el agua y puede aprender a sentarse a cambio de una recompensa.

Todo aquel que se acerque a su figura, a buen seguro no va a quedar defraudado, ni por su personalidad, ni por su belleza. Asimismo, viajaremos por el país del cual procede, Estados Unidos. Visitaremos una belleza natural como es el Parque de Yellowstone. Descubriremos la extraordinaria figura de un naturalista que tuvo mucho que ver en la creación de ese y otros Parques Naturales en Estados Unidos. Nos sorprenderemos también con el felino salvaje del cual nuestro protagonista toma su nombre: el Ocelote.

Y por último, nuestro gato de la selva, el Ocicat, rubricará el artículo. Buen viaje.

Foto El Mundo del Gato.

A LA HORA DE NACER

El periodo de gestación de las gatas, en general, suele ser de 63 días, pero puede variar desde los 55 a los 70 días. Los criadores están muy pendientes durante todo el proceso, pero especialmente en el tramo final para evitar cualquier problema. A partir del mes y medio, aproximadamente, se le proporciona a la futura madre un alimento más proteico, y más rico en vitaminas y minerales, que se continuará dando mientras amamante a sus pequeños.

Cuando la gatita siente que está a punto de que se produzca el parto, buscará su lugar, generalmente su cestita, que estará colocada en un lugar tranquilo y con la temperatura ambiente adecuada. El tamaño de las camadas suele ser de tres a seis gatitos, aunque puede variar desde uno a siete. La gata puede tener el primer gatito y tardar minutos u horas en expulsar al siguiente, por lo que se suele hacer una ecografía unos 15 días antes del parto para saber con exactitud cuantos gatitos hay y tener la seguridad de que el parto funciona correctamente.

Una vez nacen todos, la madre se come la placenta, corta el cordón umbilical de sus pequeños y los limpia intensamente, impidiendo así que cualquiera de sus orificios quede obstruido, especialmente aquellos que les permiten respirar.

Los gatitos nacen ciegos y sordos, y no abren los ojos hasta la semana de vida aproximadamente.

Lo primero que harán es buscar instintivamente las mamas de su madre para alimentarse, que durante los primeros días estará horas enteras tumbada y ocupada sólo de nutrir a sus cachorros. Bajo ningún concepto se debe separar a los gatitos de su madre antes de los dos meses. Generalmente, los criadores del Ocicat no entregan los cachorros a su nueva familia hasta que éstos no tienen trece semanas de vida, pero a partir de la quinta o sexta semana algunos permiten las visitas de los futuros dueños.

Foto El Mundo del Gato.

ESTADOS UNIDOS

Es una república federal, compuesta por 48 estados adyacentes, además de Hawai y Alaska.

Dependen de Estados Unidos, entre otros, el estado asociado de Puerto Rico y la tristemente famosa bahía de Guantánamo, en Cuba. Su capital es Washington, y su ciudad más grande Nueva York. El punto más bajo se sitúa en el Valle de la Muerte, California. En 1849 un grupo de buscadores de oro se perdió en el valle; después de varias semanas encontraron el camino de vuelta por fin y se dice que, en ese momento, una de las féminas del grupo se despidió del lugar diciendo: «¡Adiós, valle de la muerte!», quedando bautizado hasta hoy de ese modo.

El pico más alto es el McKinley, situado en el Parque Nacional Denali, en Alaska. Se le otorgó dicho nombre como deferencia al presidente estadounidense William McKinley. Se llega a su cumbre por vez primera en 1913, el clérigo y explorador Hudson Stuck y sus compañeros son los protagonistas de dicha proeza.

Alaska, en el norte, es un territorio de arbustos, líquenes y musgos. Al sur, sin embargo, encontramos bosques frondosos. El Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes engloba más variedades de árboles que todo el continente europeo. Los árboles más abundantes son el abedul, el olmo, el roble, etc. En cuanto a su fauna, en las regiones septentrionales habitan osos, marmotas, morsas y focas, entre otros animales. Ya en los bosques más cálidos podemos encontrar alces, ciervos, mapaches, ardillas, etc. El bisonte, que en una época dominó gran parte del este de Estados Unidos, en este momento solamente habita en zonas protegidas. Hablando siempre de naturaleza, algunos de los lugares más sugestivos para el visitante son el Gran Cañón, los Parques Nacionales de Yellowstone y Yosemite, y el ya citado Valle de la Muerte.

Como curiosidad, podemos nombrar algunos de los medios de comunicación de habla hispana, tanto de prensa escrita, como de radio y televisión. En prensa escrita encontramos El Nuevo Herald, Diario de las Américas, Washintong Hispanic y La Opinión, entre otros. En radio y televisión destacan La Voz de los Estados Unidos de América, Enfoque Andino, Radio Naciones Unidas, etc.

EL PARQUE NACIONAL DE YELLOWSTONE

El Parque Nacional de Yellowstone se encuentra ubicado en el nacimiento de los ríos Snake y Yellowstone, arropado por los estados de Wyoming, Idaho y Montana. Su extensión abarca cerca de 9.000 Km2, situado en las tierras que pertenecieron a los indios Shoshones.

El corazón del parque son los residuos de un viejo depósito volcánico que supera los 50 kilómetros de diámetro. Actualmente está repleto inauguró la política de preservación de espacios naturales de Estados Unidos, en lo cual hubo un personaje muy importante que contribuyó decisivamente a ello, John Muir, del que hablaremos más adelante. Sigamos en Yellowstone, y disfrutemos del paisaje.

Animales como el bisonte, que ya comentamos que sólo habitaba en áreas protegidas, se puede ver en Yellowstone. También abundan los ciervos, los coyotes, los osos, los alces, las águilas y los lobos. Desgraciadamente, también Yellowstone ha pasado días malos. En 1988, el fuego arrasó más de 600 km2 de naturaleza, con lo que eso supuso para todos los animales que habitaban ese espacio. Felizmente, hoy en día es ya una zona recuperada y devuelta a la vida.

JOHN MUIR

John Muir es poco conocido en España. Naturalista por vocación, defiende la conservación del medio ambiente y de los animales en su hábitat, hasta el punto de escribir diez libros y más de 300 artículos que le convierten en un personaje importante de su época. Nace en Dunbar, Escocia, pero a los once años emigra con su familia a los Estados Unidos. A los veintidós años se inscribe en la universidad de Wisconsin, y estudia durante dos años geología, botánica y química.

Desde muy joven se siente atraído irremediablemente por la naturaleza, efectúa extensas marchas a pie y viajes para estar en contacto con aquello que tanto ama y necesita. En 1867, un peligroso accidente de trabajo está a punto de costarle la visión de un ojo e incluso se llega a temer por su vida. Ese dramático suceso cambiaría su rumbo para siempre; cuando se recupera, John Muir decide que su existencia iba a estar dedicada al cuidado y preservación de la naturaleza. En 1868 viaja a Yosemite, y tal es su deslumbramiento por la belleza del paisaje, que se queda a vivir en el valle. Yosemite siempre sería uno de sus lugares favoritos.

Ese amor por la naturaleza, y su empeño inagotable, hacen posible que en 1890 Yosemite sea proclamado Parque Nacional. Asimismo colaboró en el nacimiento de otros parques nacionales. Fallece a los setenta y seis años, en un hospital de Los Ángeles. En una ocasión afirmaría: «El sol no brilla sobre nosotros, sino dentro de nosotros».

EL OCELOTE

Para los que sentimos interés y devoción por los animales, el mundo de los felinos salvajes es enormemente sugestivo. En este caso, vamos a conocer un poco más al Ocelote, que recibe su nombre por sus manchas circulares, llamadas también ocelos. Este félido tiene la apariencia de un gato grande, el color de su pelo es lo que le da una gran singularidad, y es que no hay dos ocelotes absolutamente iguales, las manchas que conforman su pelaje son como huellas dactilares que los distingue entre ellos. Como buen trepador que es, no es extraño verlo dormido sobre las ramas de los árboles. Es un cazador principalmente nocturno, pero también puede cazar de día. Sus presas son desde peces hasta lagartos, pasando por pájaros, serpientes, cangrejos y mamíferos pequeños. El jaguar es uno de sus más peligrosos enemigos.

La piel del ocelote es muy apreciada, por lo que ha sido acosado y cazado hasta casi la extinción. Si a eso le sumamos la pérdida de su hábitat, se entiende, como en tantos otros casos, que hoy en día sea un animal protegido en Estados Unidos, aunque desafortunadamente sigue siendo vendido y cazado en algunos países de América Latina. Desgraciadamente, nosotros —los humanos— somos la única especie que condiciona la vida de todas las demás. Como curiosidad, citar que en agosto de 2007 nacía una cría de ocelote en el parque Terra Natura de Benidorm, Alicante.

En este parque ya es el segundo nacimiento de este felino, y el tercero en España.

Foto El Mundo del Gato.

EL OCICAT

Fernand Mery, escritor francés, dijo: «Dios creó al gato para que la humanidad pudiera tener el placer de acariciar al tigre». Esta frase parece haber sido escrita especialmente para el Ocicat, no en vano su nombre proviene del gran parecido que tiene con su pariente salvaje, el Ocelote.

Este felino doméstico es original de Estados Unidos, y la creación de la raza podríamos decir que fue algo accidental.

Virginia Daly, criadora americana, decidió crear una raza de gato diferente, pero en ningún momento tuvo la idea de un «gato salvaje».

Después de realizar varios cruces de razas, en una de las camadas apareció un gatito que disparó de inmediato la expresión: «¡parece un cachorro de ocelote!». Después de un tiempo se buscaría ya un gato que expresamente se asemejara a un felino salvaje: y el Ocicat había nacido.

La Federación Internacional Felina (FIFe) le reconoce en 1992. Este minino es tremendamente popular en Estados Unidos, sin embargo es muy desconocido aquí en España.

Es un gato corpulento, pero no grueso, entre dos y seis kilos.

Foto El Mundo del Gato.

Su pelo es moteado, y los colores aceptados son el chocolate, el azul, el marrón, el lila, el canela y el amarillo pálido. Los tonos más claros estarán en el rostro y en la barbilla.

Las motas más oscuras serán las de las patas, la cola y la cara. Los criadores ingleses y alemanes propiciaron en gran parte la mejora del color, llegando a un espléndido rojo y también al canela.

Este pequeño ocelote no necesita cuidados especiales, cepillarle habitualmente será suficiente.

Su dieta debe ser la de cualquier otro gato, equilibrada y que le aporte todos los nutrientes necesarios. Su salud es buena, esta raza no presenta dolencias específicas.

A pesar de su aspecto salvaje, este es un gato cariñoso y dócil, muy amigable y travieso.

Sus enormes ojos, aceptados de cualquier color menos azul, se encargan de saciar su curiosidad con la inteligencia que lo caracteriza.

Suele llevarse bien con otros gatos y, si se le acostumbra desde pequeño, incluso con perros aunque habrá que tener cuidado con los roedores y pájaros, pues su instinto cazador saldrá a la luz con ellos. Sin duda le agrada la compañía de las personas, hay quien destaca su fidelidad aunque sin olvidar ese punto independiente que caracteriza a los felinos caseros.

Se le puede enseñar a pasear con correa, incluso a que traiga cosas como si de un perrito se tratase. Si desde cachorro se le habitúa, puede viajar sin ningún problema. Lo cierto es que es un gato extraordinariamente inteligente y particular, muy sociable, por lo que no es adecuado para personas que lo vayan a dejar largas temporadas solo.

Actualmente, aparte de Estados Unidos, el Ocicat se puede encontrar también en países como Japón, Nueva Zelanda, Holanda, Italia, Finlandia, Canadá, Australia, Inglaterra, Suecia, África, Tailandia, Argentina, etc.

Texto: Beatriz Moragues.

Persa Exótico

Exóticos

En un principio era conocido como Doméstico de pelo corto o Doméstico y, aunque tuvo mucha aceptación, resultó difícil de mantener con el paso de los años frente a otras razas por lo que, si quería sobrevivir y ser competitivo, se hacía necesario un revulsivo. Mientras, en el lado opuesto, el Persa tenía ya una categoría intocable desde su primera… Leer más AQUÍ

Ragdoll

Su particularidad principal que lo diferencia de otras razas, consiste en el hecho de que cuando es tomado en brazos, es capaz de aflojar completamente sus músculos y relajarse del todo, como si de un muñeco de trapo se tratase. Esto explica el nombre de la raza. Sus intensos ojos azules, enmarcados con el tono y dibujo de su capa, producen un contraste perfecto, dotando a este animal deLeer más AQUÍ

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.