Se reconoce a los animales como seres sintientes en la reforma del Código Civil aprobada en el Congreso

La ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA) se felicita por el reconocimiento de los animales como seres sintientes en la reforma del Código Civil

Parlamentarios animalistas valoran muy positivamente su trabajo realizado en los últimos 4 años promoviendo propuestas para descosificar a los animales, garantizar su protección en situaciones de desamparo y fortalecer los derechos de quienes velan por su bienestar, además de contemplar el vínculo entre el maltrato animal y la violencia intrafamiliar, especialmente cuando afecta a menores.

Ayer día 5 de octubre fue aprobada en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, y también por la inclusión de numerosas aportaciones elaboradas por la asociación INTERcids-Operadores Jurídicos por los Animales y promovidas por APDDA.

Desde APDDA valoramos muy positivamente el trabajo realizado a lo largo de los últimos cuatro años, desde otoño de 2017 hasta ahora, a partir de las propuestas elaboradas por el equipo jurídico de INTERcids, que durante este tiempo han sido promovidas por los parlamentarios miembros de APDDA. Ahora, al final de este largo proceso, podemos destacar que el trabajo conjunto de ambas asociaciones ha logrado que se incorporen a la reforma del Código Civil 25 propuestas, que han permitido entre otras cuestiones:

  • Reconocer a los animales como seres sintientes, completando la definición usada en la proposición de ley, lo que les separa definitivamente de las cosas y les garantiza la protección de las leyes;
  • dar a los animales un tratamiento diferente del de las cosas, no solo de cara a sus propietarios, sino también a sus poseedores o a quienes los tengan temporalmente a su cargo;
  • proteger el bienestar del animal con independencia de quien ostente la titularidad formal sobre él;
  • garantizar el destino de los animales de compañía en condiciones de protección y bienestar tras el fallecimiento de su responsable, al igual que se prevé hacer en caso de separación, divorcio o nulidad;
  • fortalecer el derecho de quien cuida a un animal herido a ser resarcido por esos gastos, no limitados únicamente a los veterinarios;
  • reconocer el daño moral que para quien convive con un animal supone el sufrimiento de este, sea o no lesionado físicamente;
  • actualizar el régimen de hallazgo de animales perdidos o abandonados conforme a la realidad social y legal;
  • introducir la responsabilidad del vendedor de un animal frente al comprador en los casos previstos;
  • y tener en cuenta el maltrato animal o la amenaza de causarlo, como medio para controlar o victimizar en el marco de violencia doméstica o de género, que deberá ser valorado por el juez a la hora de otorgar o retirar la guarda de menores de edad a sus progenitores, tal como ya venía proponiendo desde 2017 por la Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA) y que se expuso en el Foro celebrado en el Senado el pasado 29 de abril.

A juicio de APDDA, el cambio de estatus jurídico de los animales en el Código Civil, su nueva consideración como seres sintientes supone el arranque de una nueva conciencia jurídica en la que los animales dejarán de ser asimilados a las cosas y estarán mejor protegidos legalmente. Esa nueva visión jurídica debe traducirse en un nuevo marco legislativo del que la nueva reforma del Código Penal o la anunciada Ley estatal de protección de los derechos de los animales no son ajenas.

CUATRO AÑOS DE TRABAJO LEGISLATIVO

Con la aprobación de esta proposición de Ley de los Grupos Socialista y de Unidas Podemos de reforma del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil para modificar el régimen jurídico de los animales se ha culminado el trabajo iniciado durante la XII Legislatura, a partir de diciembre de 2017, cuando se tramitó una iniciativa similar presentada por el Grupo Popular y que se vio interrumpida en marzo de 2019 por el adelanto electoral.

Al comenzar su tramitación, esta iniciativa legislativa ya recogía muchas de las propuestas elaboradas por el equipo jurídico de INTERcids y que se promovieron desde APDDA durante la tramitación de 2018. Dichas aportaciones ya venían incorporadas en la proposición de ley cuya toma en consideración se aprobó el pasado 20 de abril de 2021, en los artículos 90, 94 bis, 333, 348, 611, 1.492, 1.493 y también en los 430 y ss., incluyendo, entre otras, modificaciones terminológicas y conceptuales, disposiciones específicas sobre la posesión y otras necesarias para la adecuada integración de los animales, de manera diferenciada de las cosas, en el régimen jurídico civil.

Ahora, tras su trámite en Ponencia y Comisión durante los últimos días, se han aprobado varias enmiendas más de las propuestas por INTERcids y APDDA. Entre ellas destacan especialmente: la inclusión del término seres sintientes en línea con la redacción original del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea; la regulación del destino de los animales cuando fallecen sus responsables, atendiendo a criterios de bienestar; y la posibilidad de denegar la guarda compartida de menores a los progenitores que han incurrido en maltrato animal, considerando el vínculo existente entre el maltrato a los animales y la violencia en el ámbito del hogar, y la necesidad de proteger a las y los menores también frente a ese tipo de violencia psicológica y emocional.

En cuanto al uso del término seres sintientes, en APDDA nos felicitamos por haber contribuido a abrir el debate en las Cortes Generales sobre la incorporación de dicho término y por haber podido concitar la mayoría parlamentaria en torno a esta expresión que hoy resulta amplia y generalmente utilizada en la ciencia del bienestar animal y también en el ámbito del Derecho para definir la capacidad de sentir que tienen los animales y cuya constatación científica fundamenta el desarrollo legislativo dirigido a su protección. A nuestro juicio, aunque entendemos que jurídicamente la expresión “seres vivos dotados de sensibilidad” es perfectamente aplicable, consideramos conveniente por razones de coherencia y uniformidad emplear el término “seres sintientes” en el Código Civil, tal como se ha hecho en la legislación de otros países de lengua castellana (como Colombia, Guatemala o México) y en las leyes de protección animal de varias comunidades autónomas españolas (como La Rioja, Castilla-La Mancha o Navarra).

La APDDA, que agrupa a ciento veinte diputados, senadores y exparlamentarios de prácticamente todos los partidos y comunidades autónomas, lleva catorce años defendiendo los derechos de los animales en las Cortes Generales y ha tenido una especial incidencia en la reforma del Código Penal de 2015, logrando la tipificación de la explotación sexual de animales, así como en el impulso de la actual reforma del Código Civil, en la ratificación sin reservas del Convenio del Consejo de Europa sobre protección de animales de compañía y en la reciente incorporación de la empatía hacia los animales entre los objetivos de la enseñanza obligatoria en la nueva Ley de Educación, entre otros acuerdos.

Fuente: Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA).

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *